El momento decisivo

Home/Galería Fotosofía/El momento decisivo
El momento decisivo2019-08-23T17:27:36+02:00

Haga clic en la imagen de abajo para visualizarla completamente

El momento décisivo

Un momento decisivo siempre es un momento significativo. Se produce en una fracción de segundo, por eso capturarlo es un Arte. Hace falta intuición, la percepción de la relación armónica entre todos los componentes visuales, y por encima de todo es necesario «soltar» la mente, cesar de querer controlarla. No pensar. No buscar comprender. No interferir con la situación.

Si tratamos de pensar y entender algo, entonces ya es demasiado tarde. La magia ha pasado. Todos encontramos tales momentos durante el curso de nuestra vida, pero en general no los reconocemos porque no les prestamos atención. Estamos tan encerrados en nuestra subjetividad que hemos perdido la posibilidad de ser tocado por algo diferente.

Y eso no incluye únicamente diferentes manifestaciones de lo Bello. Esto se refiere a todo lo que difiere de lo que ya sabemos. A todo lo que nos llevaría fuera de nuestra «zona de confort».

Imagino que aquí es donde se encuentra la razón de las innumerables fracturas y separaciones que existen entre nosotros, los seres humanos. Tener una opinión específica, una cultura y unas emociones no son el problema. El problema reside en nuestra falta de capacidad de aceptar y ser consciente de las diferencias.

Siempre habrá diferencias, y la variedad es esencial. No necesitamos uniformidad. En un sentido, ya hemos caído en la trampa de la uniformidad. Es urgente reconocer y aceptar nuestras diferencias, y al mismo tiempo colocar por encima de ellas lo que nos une como seres humanos.

Unión no significa que debamos compartir las mismas opiniones. Significa que compartimos ciertos valores esenciales que nos permiten formar parte de lo que llamamos la humanidad. La necesidad por lo Bello es uno de ellos, y es la razón por la cual la educación Artística es importante.

El momento histórico presente es un desafío, y me pregunto si todavía somos capaces de reconocer la importancia decisiva que puede tener en la Historia de la humanidad. La mayoría de nosotros, desgraciadamente, es incapaz. Pero para los que lo pueden, no hay alternativa a continuar el combate por la Vida.