Encuentro en el Museo

Home/Galería Fotosofía/Encuentro en el Museo
Encuentro en el Museo2019-08-22T22:33:50+03:00

Haga clic en la imagen de abajo para visualizarla completamente

Encuentro en el Museo

Capturé esta escena en el British Museum, en Londres. Dos mujeres descansaban un momento, durante su visita de la sección egipcia, frente a cuatro estatuas de Sekhmet, una de las diosas egipcias más conocidas.

Las dos mujeres no se movían, contemplaban las estatuas en silencio. Y por supuesto, las estatuas tampoco se movían.

Era como si unas delegaciones de dos culturas diferentes se encontraran y que cada una esperara que la otra diera el primer paso, con la esperanza de entablar un diálogo deseado, pero bastante improbable.

Desde un punto de vista racional, la diferencia de naturaleza entre los seres humanos y las estatuas es tan evidente que sería realmente fantasioso esperar asistir a cualquier intercambio entre los dos grupos.

Pero es posible considerar que las estatuas, en tanto como obras de Arte, emanan algo universal no limitado a la cultura específica de la cual provienen. Una obra de Arte siempre es una manifestación temporal – en un entorno cultural específico – de la BELLEZA arquetípica.

Lo Bello pertenece a la humanidad, no es la propiedad de ninguna civilización en particular. Lo Verdadero, lo Buen y lo Justo son igualmente valores atemporales y universales que no son afectados por las distancias del Tiempo ni del Espacio. Así, a través del Arte, es posible imaginar un diálogo sutil que se establecería entre una antigua diosa egipcia y dos seres humanos del siglo XXI.

Esto significa igualmente que, dado que los múltiples componentes de la humanidad comparten los mismos valores universales, siempre habrá esperanza de establecer un verdadero diálogo entre los pueblos de culturas, tradiciones o religiones diferentes.

Paradójicamente, parece más fácil establecer un vínculo por encima de los siglos y el espacio que entre gente que comparten la misma época y la misma tierra. Pero la búsqueda de la facilidad nunca fue una meta en la vida, y nuestro motor debería ser hacer lo Justo, lo Bueno y acercarse a lo Verdadero. Hacerse consciente de esta necesidad es algo que puede ser activado por la contemplación de lo Bello. Es el poder del Arte.

Go to Top